ÓPALOS

Coloreado de fotografías (excepto las del «Yunque»): Marce Garzón.

Bilborama-c002f01B
DE CASTAÑOS
Los Ópalos éramos un auténtico conjunto de barrio. Casi todos vivíamos en un radio de 100 metros, en la zona de Castaños.

Emilio, Alfredo (Fito), Elías y yo, Fermin, nos conocíamos prácticamente desde niños. Íbamos a la misma escuela (Viuda de de Epalza) y con frecuencia salíamos juntos. A todos nos gustaba la música y solíamos pasar horas oyendo discos y dando la tabarra en casa de Alfre así que, a mediados de los sesenta yo, que ya llevaba algún tiempo en conjuntos, empecé a enseñarles algunos acordes de guitarra.

EMPEZANDO
La cosa no se daba del todo mal y pronto conseguimos algo de equipo y empezamos a tocar en alguna fiesta de barrio y en algún centro parroquial. (En el de la Aneja metimos tanto ruido que se nos cayó parte del escayolado del techo en medio de la sesión). Pero creo que la primera actuación «seria» fue acompañando al Dúo Ichaile (Ichaso-Ileaña) en Radio Popular. Como no teníamos nombre nos llamamos el dúo Ichaile y Los 3X. Por cierto, esto de los nombres con equis aparecerá en más de una ocasión en el mundillo de los primeros conjuntos.

RODAJE
c002f02-fmin0053-Na1
Bueno, pues así seguimos ensayando por diversos locales del barrio; En Anselma de Salces, en Mújica y Butrón... pero el más carismático de todos fue el conocido como «la galletería» o «la chocolatería» (detrás de la antigua fábrica de Chobil) de la Travesía de Tívoli. Por allí fueron pasando varios cantantes y baterías... Jose, Victor, Iñaki, Miguel, Borje... hasta que aparecieron Julio y Maté. José Antonio Maté vivía en Trauko y estaba empezando a tocar la batería (tenía una Honsui) y Julio Naverán vivía en Huertas de la Villa y ya tenía alguna experiencia cantando en conjuntos («Los Rebeldes del Rock»). Era un incondicional de Elvis. Tenía muy buen oído y una voz increíble que utilizaba muy bien y de la que estaba muy orgulloso. Una vez le dije que había desafinado ensayando "La chica de Ipanema" y por poco me mata. 

LOS ÓPALOS
c002f10c-ffxx2
Entonces pasamos a llamarnos Los Ópalos. Fue una primera formación de seis miembros algo extraña: Tres guitarras (Emilio, Alfredo y Fermin), un bajo (Elías), un batería (Maté) y el cantante (Julio). Era 1968 y teníamos entre 17 y 20 años.

Recuerdo actuaciones en el Yunque y en el Club Marítimo del Abra. A principio del 69 hubo una "revolución estructural": José Antonio Maté dejó el grupo, Emilio pasó a la batería, Alfre al órgano y yo me quedé como guitarra solista.

Hasta entonces ensayábamos en una habitación de la casa-comunidad del Tívoli («La galletería») pero buscando algo más amplio acabamos en la oficina de una fábrica en la plaza de La Salve que llevaba tiempo cerrada. Creo que se llamaba «Fundiciones La Salve». Aquel se convirtió en nuestro cuartel general. Era un sitio muy cutre; la clásica oficina en lo alto de una nave industrial medio en ruinas... quedaba "muy rockero"... Había que subir por unas escaleras bastante empinadas cargando con el órgano, los amplis, la batería... y una vez casi se nos estrunfa el equipo de voces desde cuatro metros de altura.

ACTUACIONES
La primera actuación de los Ópalos creo que fue en el Kiroleta de Bakio -un tanto conflictiva, por cierto- A partir de ahí comenzamos a trabajar bastante bien. Las Carreras, Ermua, el Galo's, el Venecia de Amorebieta, Ametsa de Gernika...

opalos_01b-N
La afición continuaba y entonces los padres de Emilio y Alfredo decidieron arroparnos. Adelantaron dinero para instrumentos y compramos amplificadores, una batería Ludwig, una Fender Jazz Bass, una Stratocaster... Además, se convirtieron en nuestros managers. Veraneaban en Laredo y allí fuimos a tocar alguna vez. Al principio en el camping en plan novatillos pero después fuimos a "La rana loca" donde quedamos bastante bien, por lo que nos contrataron para la inauguración de la sala «Belle Epoque» de Santander. Era julio del 69 y fue uno de los dos grandes sucesos del momento... el otro, la llegada del hombre a la Luna... ☺

ESTILO
Éramos más Beatles, que Rolling así que solíamos elegir canciones con bastante armonías. Yo solía encargarme de sacar los acordes -siempre he tenido más oído que virtuosismo- y no solíamos tardar demasiado en montar los temas. La verdad es que éramos bastante impacientes y, a veces, no pulíamos demasiado el sonido. No éramos grandes instrumentistas pero en conjunto quedaba muy bien. Nada destacaba excesivamente salvo, quizá, la voz de Julio. Se atrevía con el »Eloise» de Barry Ryan y canciones de artistas que sobresalían por su potencia vocal como Tom Jones... y, por supuesto Elvis. Estando Julio había que homenajear al Rey, así que siempre tocábamos alguna suya (Sospecha, El rock de la cárcel...)

INSTRUMENTAL
El equipo de voces era un Musicson con cuatro columnas y un micro Beyer supercaro para Julio (faltaría más). Los nuestros eran más baratitos.
Yo, al principio, tenía una guitarra Jomadi que me la vendió Eduardo de Los Espectros. Era enorme... y cómo pesaba la condenada. Creo que no he crecido por llevarla tanto tiempo encima. Era un ejemplar casi único. Sólo se fabricaron cuatro unidades. Tenía cuatro pastillas y un montón de teclas para cambiar sonidos... ¡Qué habrá sido de ella!.... Luego tuve una Stratocaster.

Emilio, cuando tocaba la guitarra, también tenía una Jomadi. Creo que fue la primera que llevaba un distorsionador incorporado. Cuando se pasó a la batería compramos una Ludwig con la famosa caja supersensitiva.

En cuanto a los amplificadores siempre tuvimos marcas poco convencionales. Recuerdo unos curiosos Jomadi (no guitarras, sino amplificadores) que costaban 15.000 ptas. Eran verticales y estaban soportados por unas patas que permitían balancearlos. Luego tuvimos unos Gaplasa.
Alfre cuando pasó al órgano tocaba un Farfisa con un amplificador en tras muebles, incluyendo un leslie.

---------------------------------------
NOTAS RESERVA


bilborama