ELVIS MILLAN

Entrevista a Julián Millán. Agosto 2007
a10x15-04mini


LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE...
«ELVIS»

Él no pretendía llamarse «Elvis». Con Julián Millán le bastaba (o como mucho, «Renato Marini»). Pero cantaba rock and roll cuando aquí casi nadie lo hacía y un día, a un ocurrente periodista de Vitoria se le ocurrió compararle con el Rey Presley. "Bueno -debió pensar Julián- si me van a comparar con alguien, no está mal que sea con Elvis".

Y así fue: «ELVIS MILLAN»



En el principio...
Al principio se bailaba o en plazas públicas, como la Casilla, o los Campos Elíseos y luego en  las primeras salas de baile o de fiesta... Arizona, Pumanieska, Capri, Gazteleku... 

Pero sin conjuntos.
No, claro, sin conjuntos. Lo que había al principio eran orquestas. Los conjuntos, si es que había alguno, sólo salían en festivales o en teatros... o en la radio.

Y ése fue tu caso, ¿no?...
Pues sí, algo parecido. Sería por el 59 ó 60. Yo tendría unos 16 años y fue cuando Santiago Marcilla organizó un concurso llamado, creo, “Cita con nuevas estrellas”. Recuerdo que estaba patrocinado por muebles «El modelo» de Hurtado de Amézaga.

¿Un concurso para conjuntos ya en aquella época?...
No, no. No era de conjuntos. Había cuatro apartados: cómicos, grupos, voces clásicas y el cuarto que era música variada o algo así.

Ah ya, así se aprovechaba más.
Claro, Marcilla le sacaba mucho partido con presentaciones, eliminaciones, subeliminaciones etc… yo creo que estuvimos por lo menos dos años con el tema.
Una vez que encontrabas por ejemplo, cincuenta participantes, empezaban las vueltas. Primero se eliminaba a los peores, luego a los segundos…
Cada día en Radio Bilbao se organizaba el concurso para que durase... pues una hora, y se hacía aquello durante una temporada larga.

O sea que el concurso se hacía en Radio Bilbao...
Se empezó celebrando en radio Bilbao con el maestro Timo de Urrengoetxea acompañando al piano a los concursantes. Luego, las semifinales se hacían en el Arriaga...

Perdona, has dicho que os acompañaba el maestro Urrengoetxea y supongo que su piano... así, en plan tradicional, sonaría un poco antiguo para el rock...
Pues sí, lo del tema del rock era tan nuevo que lo de Timo no funcionaba
Leía partituras pero, claro, no sentía esa música y en la segunda vuelta le pedí que me dejara intentarlo con la guitarra que me iba a arreglar mejor.

Así que salías tú solo, con tu guitarra...
Sí, y me llamaba «Renato Marini».

«Renato Marini»?
Si, creo que era algo así. Y la segunda vez recuerdo que canté el primer rock que llegó por aquí, que era “Donne e pistole” de Marino Marini. (¿Alguien tiene la letra de esa canción?).

Decías antes que las semifinales se hacían en el Arriaga...
Si, cuando fueron eliminaron a la gente… al cómico que no hacía gracia, al grupo que desafinaba o a los solistas que caían mal -porque claro, yo estaba junto con las que cantaban también jotas aragonesas, o sea, de todo, porque lo mío era un saco muy grande- pasamos a hacer Las semifinales que eran en el teatro Arriaga. Y eran los domingos por la mañana.

ElvisMillan-bla1b-400
¿Ah, matinales... me encantaban las matinales. Supongo que tenían éxito...
¿Que si tenían éxito?... ¡Se llenaba!...

Mira... habría unos 20 ó 25 concursantes -cada uno cinco o seis minutos- y muchos eran grupos de cinco, seis o más personas así que sólo con los amigos y familiares... el teatro a tope.

Yo llamaba a la familia, -"Oye, que actúo el domingo"- y mi padre: -"Oye, venid, porque actúa el chaval"- Ya te digo. El teatro a tope. Las entradas se vendían muy bien.

En las semifinales también seguías sólo con la guitarra, ¿no?
Bueno, ahí hay una historia curiosa...
Por entonces yo estaba terminando el bachiller en Vitoria y en el colegio teníamos de profesor de música al Maestro Aramburu, que compuso el himno de la Virgen Blanca y allí era muy reconocido. Tenía una orquesta que se llamaba «La Mundi Jazz» y solía tocar los domingos en Vitoria, en Miranda de Ebro... en esas salas de baile grandes que había. Ellos ya sabían que a mí me iba el tema, que cantaba algún rockanroll de Elvis y algunas italianas. De hecho un día ensayé con ellos y no sé si hasta canté con la orquesta alguna vez en Miranda... Bueno, el caso es que les dije -"¿Por qué no venís a Bilbao a acompañarme?... sería la bomba, los demas a pelo y yo con orquesta de cinco o seis tíos... fíjate, pianista, saxo, trompeta, batería... 

¿Y...?
Pues pasó que llegó el domingo y allí sólo aparecía Aramburu. Aún no había llegado el del bajo... luego otro que vendría más tarde... en fin, que no llegaban. Hasta que por fin me toca salir y allí me tuve que presentar. A la semifinal y otra vez con mi guitarra.

¿Y qué tal quedó?
Pues muy bien. Es que, además, Marcilla presentaba de tal forma que cuando salías ya estaba la gente revuelta del todo. Decía cosas como -"¡Ahora agárrense a la silla!... porque se va a romper todo con la actuación de..." y es que yo siempre rompia alguna cuerda. El caso es que se armaba el guirigay y entonces yo salía y cantaba el rockandroll... no sé... el "Rock Around the Clock", "Tutty Frutti" o alguna de esas.

ElvisMillan-bla2b-400
Supongo que fue la primera vez que cantabas en un teatro grande y con tanto público...  ¿Qué sensación te dio?
Yo no veía nada pero me acuerdo que con las luces del proscenio se veía el polvo de cuando la gente empezaba a gritar, a brincar, a tirar las gabardinas... era increíble, algo nunca visto...
Porque el rock era una cosa nueva, no se conocía.  Aquí lo que sonaba eran Los Xey, los Botxeros, cuarteto Soroak... y luego estaban Marifé de Triana, la Paquera de Jerez… este era el tema de lo que se oía aquí… y la música italiana. La moda era lo italiano. Marino Marini y Renato Carosone… Filipo Carletti, Pepino di Capri...

... sí, y tú con el rockandroll... ¿Cómo quedó la cosa? ¿Ganaste?
No, no saqué ningún premio. Pero lo pasé de maravilla. No recuerdo quién ganó en mi apartado. Éramos muchos. Sé que ganó el cuarteto Soroak en grupos y como instrumentista ganó un acordeonista de Deusto. José Mari Urkijo, creo.

¿Qué otra gente recuerdas que actuase?
Pues allí actuamos el Dúo Rovi, El trío Los Yuma, Kitty y su guitarra que ya murió... era muy maja… Luego podía salir Chomin del Regato...

Y bueno, luego Santi (Marcilla) le sacó más partido al tema. Con los que habían ganado, todos muy buenos, montó una cosa que se llamaba «Caravana de Estrellas» para ir por los pueblos. Solía llevarnos a unos cuantos y era un sistema muy inteligente. Para atraer gente en cada pueblo anunciaba principalmente al concursante de ese pueblo -recuerdo que fuimos a Durango porque había un tío de allí que silbaba a tres voces... no sé cómo pondría la lengua-. Y además, nos pagaban. Yo recuerdo que me daban como 300 ptas… pues estupendo, venían muy bien.

¿Tú también fuiste "cabeza de cartel"?
Pues sí, cuando fuimos a Vitoria el de las letras grandes era yo: “Elvis Millan”, porque se suponía que como estaba en el colegio, allí me conocía alguien más.
Estaba bien aquello de la «Caravana de estrellas». No recuerdo cuánto duró pero fue bastante.

Bueno, y además de tu aventura en solitario también estuviste en grupos... por lo menos en uno...
Si, aunque esa aventura no duré demasiado porque, en realidad, aunque la historia parece un poco larga sólo duré unos tres o cuatro años. Supongo que ese grupo al que te refieres eran los Crazies

Sí, los Crazies, con Txabi Villaverde... ¿Cómo conociste a Txabi?
Txabi tenía un trío que cantaba boleros, que eran muy buenos y le conocí por el tema de las guitarras eléctricas... es que la primera guitarra eléctrica que yo vi en Bilbao fue la Egmond de Txabi. El caso es que entramos en contacto y al final... ¿Por qué no hacemos un grupo?... y salieron los Crazies



jMillan-img701bla

(CONTINUARÁ)

bilborama