ACTUACIONES


dd003f05-fxs


ACTUACIONES
La misión principal de un conjunto era actuar. Nada de grabar discos. Eso entonces era un sueño... y ni siquiera salir por la radio era algo habitual. La popularidad se limitaba a los seguidores incondicionales -normalmente amigos y gente del barrio- y a la recibida cuando tocabas en directo.

¿Y dónde se tocaba? Pues de forma ocasional en alguno de los concursos y festivales que se organizaban con bastante frecuencia en teatros, pabellones o grandes salas. Eran actuaciones muy interesantes aunque sólo para la cosa de la promoción, es decir, que no se cobraba.

Por eso lo habitual, lo que se buscaba, eran contratos más o menos estables en sitios de baile. Algunos pocos eran para diario pero lo corriente eran contratos para fines de semana.

La mayor parte de los locales, sobre todo en pueblos, no abrían todos los días y aunque lo hiciesen, era difícil que un grupo pudiera ir, sobre todo si la sala estaba lejos de Bilbao. Muchos conjunteros trabajaban o estudiaban y los viajes largos no eran compatibles con levantarse a las seis o siete de la mañana.

dd003f01b
LOS TURNOS
Por aquellos días aún no se habían inventado los viernes y el fin de semana solía ser únicamente sábado y domingo.

En una sala de fiestas típica se actuaba en tandas o turnos repartidos a lo largo de la tarde y de la noche. Cada turno solía durar unos 45 minutos aunque también podía ser de media hora o de una hora entera. No es que fuéramos especialmente vagos pero el escenario cansaba bastante -sobre todo al cantante- y había que relajarse... (Sí, vale, ya sé que Mick Jagger actúa hora y media seguida pero sólo por la tarde y después no creo que tenga que cargar instrumentos.)

En cada tanda cabían aproximadamente 10 ó 12 canciones. Por ejemplo, en la sesión de tarde, en un turno de 45 minutos se empezaba con media docena de temas con marcha, luego un par de lentas (a la barra a consumir) y en la última parte se volvía a coger fuerza y así terminar dejando un buen "sabor de oído" al volver a casa.

El repertorio tenía que ser lo bastante variado para no tener que repetir ninguna canción en la siguiente tanda. Luego sí, en la sesión de noche se podían volver a tocar las mismas canciones.

SESION DE TARDE
En un sábado normal la sala se abría hacia las siete de la tarde. Se ponían discos hasta las ocho y entonces entraba el grupo y tocaba hasta las nueve menos cuarto. De nuevo discos hasta las nueve y media y otra vez el grupo media hora hasta las diez... y luego... ¡A cenar al bar del pueblo! (lo mejor de todo)

En un domingo la sesión de tarde era parecida a la del sábado aunque no tenía un final muy feliz. Había que recoger y llevar el instrumental. Aunque el contrato fuera de varias semanas no podíamos dejar los aparatos en la sala porque teníamos que ensayar, así que a apagar-desmontar-cargar-viajar y descargar en la lonja. ¡Qué pereza!... entre una cosa y otra te daban las dos de la madrugada y el lunes a currar o lo que fuera.

SESION DE NOCHE
Por la noche la cosa era más elástica. Dependía de la hora de cierre y del ambiente que hubiera. A veces sólo se hacía una tanda pero lo normal era tocar un par de veces. La primera hacia la una y la segunda hacia las dos o dos y media y cuando ésta se acababa, se cerraba la sala... más o menos.

ENTRE TURNOS
¿Y qué se hacía entre turno y turno?... Lo que se podía. Si habían venido amigas o novias, pues a charlar o bailar. Si no... bueno, a muchas chicas les gustaban los chicos de conjunto... y si no, pues a saludar al camarero.

Esa es otra. Algo no muy positivo de esas actuaciones era el tema de la bebida.
Chavales de 18 años y barra libre (normalmente no nos cobraban las copas) era una combinación peligrosa.  Si no tenías la cabeza bien amueblada podías dejarte llevar y acostumbrarte a tocar siempre en estado "feliz"


furgo1c
LOS VIAJES Y LA FURGONETA
Cuando no había que llevar mucho instrumental -por ejemplo sólo guitarras- podía valer un coche pero si había que mover los amplis, el equipo de voces y la batería hacia falta una furgoneta o, por lo menos, un coche bien grande. Muchas veces, si la furgoneta era grande también servía para llevar al los miembros del conjunto.

Los viajes solían tener su gracia. En el de ida se podían repasar importantes detalles técnicos ("... o sea, ¿quedamos en que el redoble viene después del segundo tachún, no?...")

¡Ah!... y qué gustito daba cuando entrabas en el pueblo y veías en las paredes carteles que anunciaban al grupo... a veces, incluso con la foto.

En el viaje de vuelta se comentaba cómo había salido la actuación, quién había metido la pata, o cómo te miraba la morena de la falda roja. O no se comentaba nada porque aprovechabas para echar un sueñecito.






BAILE (Sala de fiestas)

BAILE (Sala de fiestas)

ESPECTÁCULO (Teatro)

ESPECTÁCULO (Teatro)

ESPECTÁCULO (Pabellón)

ESPECTÁCULO (Pabellón)

Mitos

Mitos

Cadillac original

Cadillac original

cadillac 2

cadillac 2

Bilborama